Críticas

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Otro presidente argentino se ha ido, dejando más muertos y heridos: físicos, económicos y morales. El plan de éste también era perfecto; lo estaba consumando pero el pueblo, sin guías, sin diri-gentes, con la única bandera argentina, en masa lo echó. Se fue no sin antes provocar la muerte abrupta de algunos que sobrevivían a la hambruna ya impuesta. Se fue y asumió uno nuevo que, al jurar por Dios y la Patria, hizo -como siempre cada presidente argentino- contundentes promesas de solución para necesidades ciudadanas nunca satisfechas, siempre traicionadas.
Estas circunstancias, esta hora, puede iniciar un punto de inflexión, un corte en el círculo vicioso argentino o ser la ratificación, ya permanente, de la corrupción que mata de cualquier manera.
Como muestra la Historia, el castigo ejemplificador podría ser un punto de inflexión, mientras que, la impunidad, repetida una vez más -ahora desembozadamente- podría ser la instauración (ya perpetua en el inconsciente colectivo) que de ‘esta vieja forma argentina de hacer política’ no se sale nunca más.
¿En qué consistiría entonces un castigo ejemplar que rectificara nuestro rumbo? Se han escuchado propuestas, entre ellas la que transcribo: Inmediata convocatoria a consultas nacionales donde se decida sobre grandes temas:
1° consulta: para saber a quienes la ciudadanía considera traidores a la Patria; esto es una consulta en la que cada ciudadano confecciona una lista con los nombres de los dirigentes que considera traidores a la Patria, sin límite de cantidad.
2° consulta: para consensuar hasta que dirigente (del ranking obtenido en la consulta anterior) debe ser efectivamente castigado por traidor a la Patria (así zafarían dirigentes locales votados sólo por sus convecinos).
3° consulta: para determinar si a los que, en efecto, serán castigados, se los condenará a los 25 años de prisión que manda la ley o si, en cambio -para concretar en masa este punto de inflexión donde termine ‘esa argentina manera corrupta de hacer política’- se los condenará, por esta vez, a la pena capital: a ser colgados en Plaza de Mayo, por ejemplo. O a serles inyectado -al tan observado estilo estadounidense- individuales dosis de veneno intravenoso, todo televisado.
Se ha escuchado este insistente, inquietante, argumento: -‘Sólo así la gente y los dirigentes asumiremos que somos nosotros -no otros del pasado ni del futuro- los protagonistas (vitales y mortales) de la real refundación de la Patria. Porque si a los traidores sólo los condenamos a reclusión perpetua o, peor aún, a esos 25 años de cárcel que manda la ley ‘actual’, estarán un breve período en prisiones muy seguras -magníficas mansiones, como siempre- desde donde seguirán corrompiéndolo todo hasta hacerse nuevamente del poder suficiente como para seguir matando y robando, siempre con ese canchero estilo argentino de hacer política ¿viste?: cagándose en todo y en todos’.

Compartir

Contacto

E-mail. info@zuasnabar.com.ar
Teléfono. +54 (341) 4811484
Móvil. +54 (341) 6 55 8079